5 Mitos de la salud oral en niños
SELECCIONA TU CLÍNICA
Burgos Madrid

5 mitos de la salud oral en niños

En mi experiencia como odontólogo en Implan-T, he notado que existen numerosos mitos sobre la salud oral en niños que pueden llevar a confusiones y prácticas inadecuadas. Hoy quiero desmentir algunos de estos y ofrecer consejos basados en la ciencia para cuidar adecuadamente la salud dental de los más pequeños.

Mito 1: Los dientes de leche no necesitan mucho cuidado porque eventualmente se caerán.

Realidad: A menudo se piensa que los dientes de leche, al ser temporales, no requieren el mismo nivel de cuidado que los dientes permanentes. Sin embargo, esta perspectiva puede llevar a consecuencias negativas tanto para la salud dental como general del niño.

Los dientes de leche tienen varias funciones esenciales:

  1. Nutrición y digestión: Facilitan la masticación adecuada de alimentos, lo cual es crucial para una buena nutrición. Si un niño tiene dolor debido a caries o infecciones en sus dientes de leche, puede empezar a evitar alimentos que requieren una masticación intensa, lo cual podría limitar su ingesta de nutrientes esenciales.

  2. Desarrollo del habla: Los dientes de leche juegan un papel importante en el desarrollo del habla. Ayudan a formar sonidos correctamente, lo cual es fundamental durante los primeros años de aprendizaje del lenguaje.

  3. Guía para los dientes permanentes: Los dientes de leche sirven como guías para la alineación y el espacio adecuado de los dientes permanentes que eventualmente los reemplazarán. La pérdida prematura de dientes de leche puede causar desplazamientos en los dientes circundantes, lo que a menudo resulta en maloclusión o dientes torcidos que más tarde pueden requerir tratamiento ortodóntico.

  4. Prevención de infecciones: Las caries en los dientes de leche pueden avanzar rápidamente a través del esmalte más delgado y llegar al nervio, causando infecciones y abscesos dolorosos. Estas infecciones no solo son perjudiciales para la salud dental sino que también pueden afectar la salud general del niño, incluyendo posibles complicaciones en el desarrollo de los dientes permanentes subyacentes.

Cuidado recomendado:

  • Cepillado: Iniciar el cepillado desde la aparición del primer diente con una pasta dental fluorada en cantidad mínima (un grano de arroz) y aumentar a una cantidad más generosa (tamaño de un guisante) a partir de los tres años.
  • Visitas al dentista: Las primeras visitas al dentista deben programarse al aparecer el primer diente o al cumplir el primer año del niño. Estas visitas son fundamentales para asegurar que el desarrollo dental sea el adecuado y para acostumbrar al niño al entorno dental, reduciendo el miedo y la ansiedad en futuras visitas.
  • Alimentación saludable: Limitar la ingesta de azúcares y carbohidratos fermentables, y fomentar una dieta balanceada que promueva una buena salud dental y general.

El cuidado de los dientes de leche es fundamental y no debe ser subestimado. Establecer buenos hábitos de higiene dental desde temprana edad es crucial para el desarrollo saludable de los niños y puede prevenir problemas dentales y de salud más complejos en el futuro.

Mito 2: El uso prolongado de chupetes y succión de dedos es inofensivo.

Realidad: El uso de chupetes y la succión de dedos son comportamientos comunes y naturalmente reconfortantes en los bebés y niños pequeños. Sin embargo, si estos hábitos se mantienen por un período prolongado, pueden tener consecuencias negativas en el desarrollo dental y facial del niño.

Impactos del uso prolongado:

  1. Desarrollo del paladar y dientes: La succión constante puede cambiar la forma del paladar, haciéndolo más estrecho y alto. Esto puede llevar a una mordida cruzada posterior, donde los dientes superiores no caen correctamente sobre los inferiores. Además, la presión ejercida por el dedo o el chupete puede provocar que los dientes frontales se inclinen hacia afuera o no erupcionen correctamente.

  2. Problemas de alineación dental: Los hábitos de succión afectan principalmente los dientes anteriores. Los dientes pueden comenzar a separarse, creando espacios no deseados y problemas de alineación que más adelante podrían requerir tratamiento ortodóntico para corregirse.

  3. Alteraciones en la mordida: La presión constante en el paladar y los dientes puede alterar la mordida normal. Esto puede resultar en una "mordida abierta," donde los dientes frontales superiores e inferiores no logran hacer contacto al cerrar la boca, lo que dificulta funciones como morder y masticar eficientemente.

Recomendaciones para los padres:

  • Limitación del uso: Es aconsejable limitar el uso del chupete y desalentar la succión del dedo a medida que el niño crece. Idealmente, estos hábitos deberían reducirse gradualmente y eliminarse completamente antes de los 3 años de edad para minimizar su impacto en el desarrollo oral.

  • Intervenciones tempranas: Si los padres observan que estos hábitos persisten más allá de la edad recomendada, pueden buscar la ayuda de un odontopediatra. A veces se utilizan dispositivos especiales que ayudan a interrumpir estos hábitos y promover un desarrollo dental normal.

  • Cuidado y supervisión: Acompañar al niño en el proceso de dejar estos hábitos es fundamental. Ofrecer consuelo y alternativas durante momentos de ansiedad puede facilitar la transición.

  • Visitas regulares al dentista: Es crucial realizar visitas regulares al dentista para monitorear el desarrollo de los dientes y la mandíbula. El dentista puede ofrecer consejos personalizados y detectar tempranamente cualquier signo de problemas ortodónticos.

Mientras que los chupetes y la succión del dedo pueden ser útiles para calmar a los niños en sus primeros años de vida, es importante ser conscientes de los riesgos asociados con la prolongación de estos hábitos y tomar medidas adecuadas para evitar alteraciones en el desarrollo bucal y dental.

Mito 3: No es necesario utilizar pasta dental con flúor en niños porque puede ser peligroso.

Realidad: El flúor es un elemento vital en la prevención de caries dentales, especialmente en niños, ya que ayuda a fortalecer el esmalte de los dientes haciéndolos más resistentes al ataque de ácidos producidos por las bacterias en la boca. Sin embargo, existe preocupación entre algunos padres sobre los riesgos asociados con la ingestión de flúor en niños pequeños.

Beneficios del flúor:

  1. Fortalecimiento del esmalte: El flúor interactúa con el mineral del esmalte dental, el hidroxiapatito, transformándolo en fluorapatito, que es mucho más resistente a la desmineralización causada por los ácidos.
  2. Prevención de caries: Al fortalecer el esmalte, el flúor reduce significativamente la probabilidad de desarrollo de caries, incluso en los dientes que aún no han erupcionado completamente.

Uso seguro de flúor en niños:

  • Cantidad adecuada: En España, la Consejería de Sanidad y organizaciones dentales recomiendan en niños menores de tres años: Usar una cantidad de pasta dental con flúor del tamaño de un grano de arroz. Esto asegura que se minimice la ingestión de flúor mientras se aprovechan sus beneficios preventivos contra las caries y en niños de tres a seis años: Se recomienda utilizar una cantidad del tamaño de un guisante.
  • Supervisión durante el cepillado: Los padres deben supervisar el cepillado para asegurar que los niños no ingieran pasta dental y aprendan a escupir el exceso después de cepillarse.

Riesgos de la ingestión excesiva de flúor:

  • Fluorosis dental: Si los niños consumen demasiado flúor durante los años en que se están formando los dientes permanentes, pueden desarrollar fluorosis dental, una condición que causa manchas o estrías en los dientes. Aunque generalmente es cosmética y no afecta la función de los dientes, puede ser preocupante estéticamente.
  • Recomendaciones para prevenir la fluorosis: Asegurar que los niños no tengan acceso libre a la pasta dental y evitar el uso de agua fluorada para preparar fórmulas infantiles pueden ayudar a prevenir la fluorosis.

Educación sobre el flúor: Es esencial educar a los padres sobre la importancia y los beneficios del flúor, así como sobre cómo utilizarlo de manera segura. Las consultas regulares al dentista son una excelente oportunidad para que los padres discutan sus preocupaciones y reciban orientación adecuada sobre la salud oral de sus hijos.

El flúor es un aliado crucial en la lucha contra las caries dentales en niños. Utilizado correctamente, ofrece beneficios significativos sin los riesgos que muchos padres temen. Es importante seguir las recomendaciones de los profesionales de la salud dental para asegurar un uso adecuado y seguro del flúor desde una edad temprana.

Mito 4: Solo los dulces causan caries.

Realidad: Es común pensar que los dulces son los únicos responsables de la caries dental en niños y adultos, pero la realidad es más compleja. La caries dental puede ser causada por cualquier alimento que contenga carbohidratos fermentables, no solo los dulces típicos como caramelos y chocolates.

Causas de la caries dental:

  1. Descomposición de carbohidratos: Los carbohidratos presentes en alimentos como panes, cereales, galletas, y frutas se descomponen en azúcares simples en la boca. Estos azúcares son utilizados por las bacterias presentes en la placa dental para producir ácidos.
  2. Ataque acido: Los ácidos producidos por las bacterias comienzan a desmineralizar el esmalte dental, que es la capa externa protectora de los dientes. Este proceso de desmineralización, si no se contrarresta adecuadamente, puede llevar al desarrollo de caries.

Alimentos menos obvios que contribuyen a la caries:

  • Alimentos almidonados: Productos como las patatas fritas, el pan blanco, y las galletas saladas pueden ser tan perjudiciales como los dulces. El almidón que contienen se convierte en azúcares simples que pueden adherirse a los dientes y promover la formación de caries.
  • Bebidas azucaradas: No solo las gaseosas, sino también jugos de frutas y bebidas deportivas que contienen altos niveles de azúcares naturales o añadidos contribuyen significativamente al riesgo de caries.
  • Frutas secas: A pesar de ser consideradas como una opción saludable, las frutas secas como las pasas pueden pegarse a los dientes y retener azúcares en la superficie dental por períodos prolongados.

Prevención y cuidado:

  • Higiene dental regular: Cepillarse los dientes al menos dos veces al día con pasta dental con flúor y usar hilo dental diariamente ayuda a eliminar los restos de comida y la placa dental que causa la caries.
  • Dieta equilibrada: Limitar el consumo de alimentos y bebidas azucarados y almidonados, y optar por alimentos que promuevan la salud dental, como frutas y verduras frescas, quesos y yogures naturales, que pueden ayudar a neutralizar los ácidos en la boca.
  • Visitas eegulares al dentista: Consultas periódicas al dentista para limpiezas profesionales y revisiones pueden prevenir el desarrollo de caries y otros problemas dentales.

Mientras que es cierto que los dulces son un factor contribuyente a la caries dental, no son los únicos alimentos que pueden causar daño dental. Una comprensión más amplia de cómo diferentes tipos de alimentos afectan la salud dental puede ayudar a tomar mejores decisiones para la prevención de la caries.

Mito 5: No es necesario llevar a los niños al dentista hasta que tengan todos los dientes.

Realidad: Muchos padres esperan hasta que sus hijos tienen varios años o hasta que todos los dientes permanentes han erupcionado para llevarlos al dentista por primera vez. Sin embargo, esta práctica puede pasar por alto problemas tempranos que son más fáciles de tratar en sus etapas iniciales y puede resultar en una menor familiarización del niño con las visitas dentales, lo que podría incrementar la ansiedad relacionada con el dentista.

Importancia de las visitas dentales tempranas:

  1. Detección precoz de problemas dentales: Las primeras visitas al dentista permiten identificar temprano cualquier signo de problemas dentales, como caries incipientes, problemas de alineación o hábitos orales que pueden afectar el desarrollo de los dientes y la mandíbula. Detectar estos problemas a tiempo puede simplificar y acortar el tratamiento necesario.

  2. Establecimiento de buenas prácticas de higiene oral: El dentista puede proporcionar a los padres y a los niños instrucciones detalladas sobre técnicas adecuadas de cepillado y uso del hilo dental, así como recomendaciones sobre dieta y prevención de caries. Establecer buenos hábitos desde pequeños es crucial para mantener una buena salud oral a lo largo de la vida.

  3. Prevención de la ansiedad dental: Familiarizar a los niños con el entorno dental desde una edad temprana puede ayudar a prevenir el desarrollo de miedo o ansiedad asociados con las visitas al dentista. Las experiencias positivas en el consultorio dental durante los primeros años pueden influir positivamente en su percepción sobre la atención dental en el futuro.

Recomendaciones para las visitas dentales:

  • Primera visita: La primera visita al dentista debe ser programada después de la erupción del primer diente o al cumplir el primer año de vida, lo que ocurra primero. Esto es recomendado por la Asociación Dental Americana y es una norma aceptada globalmente.

  • Visitas regulares: Después de la primera visita, se recomienda que los niños vean al dentista regularmente, generalmente cada seis meses, para realizar controles preventivos y cualquier tratamiento que sea necesario.

  • Educación continua: En cada visita, el dentista puede actualizar a los padres y al niño sobre las mejores prácticas de cuidado oral, ajustando los consejos a medida que el niño crece y sus necesidades dentales cambian.

Iniciar las visitas al dentista a una edad temprana es esencial para asegurar una salud oral óptima y para establecer una relación positiva y de confianza con el cuidado dental. Esto no solo apoya el desarrollo dental saludable, sino que también contribuye a una actitud positiva hacia la higiene oral y el cuidado dental a lo largo de la vida.

¿Tiénes alguna otra duda sobre la salud oral en niños? No dudes en ponerte en contacto con Implan-T.

Reserva tu cita

Solicita tu cita a través de este teléfono o rellenando nuestro formulario.

Madrid 914 457 539

Burgos 947 274 655

WhatsApp 629 717 182

sonrisa perfecta

LAS COOKIES

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para fines estrictamente funcionales, permitiendo la navegación en la web, así como para fines analíticos.

Para administrar o deshabilitar estas cookies haz click en 'MODIFICAR'. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Pulsa el botón 'ACEPTAR' para aceptar todas las cookier y confirmar que has leído y aceptado la información presentada.
Después de aceptar, no volveremos a mostrarte este mensaje, excepto en el caso de que borres las cookies de tu dispositivo.

PEDIR CITA